Me  licencié  en  Psicología Clínica  y  de  la  Salud  en la Universidad  Complutense en

el año 2003 y desde entonces

mi especialización   ha   sido continua  e  intensiva, dando lugar  a   una psicoterapia integrativa, con base cognitivo conductual .

 

    He realizado estudios de Postgrado   en   Psicología Clínica, en Psicología Forense (Peritajes psicológicos) y en Violencia de Género.

 

  Mi perspectiva tanto a nivel de formación como a nivel experiencial, contempla la influencia de las experiencias traumáticas en el desarrollo de dificultades y/o trastornos psicológicos.

 

  También es importante señalar mi visión global y holística de las personas. Como consecuencia, la intervención terapéutica que realizo genera cambios positivos en todas las áreas de la vida de la persona, si ésta lo permite. Se tienen en cuenta todos los aspectos relevantes, no sólo los psicológicos, que forman parte del individuo y por tanto también del problema y en consecuencia de la solución del mismo. Analizaremos el problema desde los múltiples interacciones y factores que existen en la vida de la persona.

 

   Por otro lado, poseo experiencia y formación en Psicología Forense, lo que me permite realizar peritajes psicológicos, que tras una valoración del caso y una evaluación psicológica exhaustiva, sirven como prueba en el ámbito judicial. Dichos peritajes pueden ser llevados a cabo tanto para apoyar un procedimiento penal como uno civil.

 

  Mi amplia experiencia en el campo de la Victimología y sobretodo en el ámbito de la Violencia de Género, me permite realizar intervenciones adecuadas a las necesidades especiales de este colectivo, ya que poseo perspectiva de Género.

 

   El hecho de haber trabajado con víctimas desde hace 8 años, me ha llevado a ser una psicóloga experta en trauma y en terapia con víctimas de todo tipo de delitos. En este sentido debo aclarar que la palabra víctima no es de mi agrado, pues el trabajo de tantos años con personas que han vivido experiencias traumáticas, me hace considerarlas supervivientes que provocan en mi una gran admiración.

 

   Comparto el enfoque de la Psicología Positiva, ya que cada día observo cómo una experiencia dolorosa correctamente superada, sirve a la persona para  CRECER y FORTALECERSE. Cuando la terapia finaliza, el paciente puede elegir continuar con una última etapa del proceso terapéutico de crecimiento personal. Una vez limpio el pasado y controlado el presente, podemos modelar quién queremos ser (trabajando la esencia del individuo y la identidad de la persona) y hacia dónde queremos dirigirnos. Se trata de no sólo solucionar los problemas, sino también potenciar las fortalezas  de la persona.

 

  Para finalizar, he de hacer hincapié en que la intervención terapéutica que yo llevo a cabo es el resultado de la integración de todos los conocimientos citados anteriormente. Pero sobretodo, me considero una profesional altamente cualificada, que impregna con su esencia cada intervención terapéutica que realiza, haciéndola de esta forma única e incomparable....