Lo que se pretende con el trabajo de crecimiento personal es que la persona aprenda, a través de la conciencia de sí misma, a aprovechar sus posibilidades de pensar, sentir y actuar para cosas tales como:

 

  Es un trabajo complementario a la psicoterapia, ya que esta última trata de ordenar algo que está desordenado, provocando el paso de la desorganización a la organización, del caos al equilibrio. Mientras que el crecimiento personal trata de llegar a la plenitud, es decir, una vez que ya se tiene la organización y el equilibrio, desarrollar la propia capacidad para el gozo, la vitalidad y la creatividad.

 

 Sus objetivos son:

  • Conocerse a sí mismo/a, con honestidad, ubicando virtudes y defectos.
  • Evaluar qué quiere conservarse, mejorase o cambiarse, y ubicar las herramientas para hacerlo.
  • Librarse de los obstáculos interiores y exteriores que alguna vez o de alguna manera impidan el liderazgo y el buen desempeño como trabajador y como líder.
  • Ser quien se quiere ser; donde el pensar, el sentir y el actuar sean una unidad coherente o guardar relación con la actitud personal y responsabilidad.                                                                                    

 Algunas de las herramientas que se utilizan son:

  • La propia experiencia, notando el sentido y el sentimiento que le damos a nuestras vivencias.
  • La conciencia de las propias acciones y comportamientos.
  • Aprender a comunicar, a uno mismo y a otros, los descubrimientos sobre sí mismo.
  • Tener su propia personalidad y no copiar otra.